Archivo de la categoría: CRITERIO DE ESTA COLECCIÓN PRIVADA

CRITERIO DE ESTA COLECCIÓN PRIVADA

.

Coleccionando relojes de bolsillo ando. Autor: DRINFEAL.

.

.

Entiendo el coleccionismo ineludiblemente ligado al conocimiento y disfrute personal, en contraposición a un mero atesoramiento o un inversionismo.

Desde el principio procuré darle a este hobby un sentido en relación con la memoria y la recuperación de historia, buscando los relojes dentro de mis posibilidades económicas que reflejen las inquietudes que desarrollo según voy aprendiendo de lo divulgado en internet, leyendo libros y participando en foros.

.

image

.

Un coleccionista serio es quien con experiencia y conocimiento utiliza una porción considerable de sus recursos en adquirir nuevo material. Pero esto no basta en esta afición para poder conformar una colección “seria”. Viene siendo mi caso.

Léase a José Miguel Echeverría en su libro Coleccionismo de relojes de bolsillo:

  • “¡Qué gama inmensa de posibilidades, gustos y afinidades existe entre un primitivo reloj colgante del XVI y un Roskopf o Waterbury!”.

Estoy situado en el extremo inferior dentro de este mundillo. Soy el feliz propietario de un Roskopf y un Waterbury:

image

.

Ejemplo de lo que viene siendo el extremo superior. Reloj colgante circa 1618 subastado por Sotheby’s el 15/12/2015:

image

The Celebration of the English Watch, lote número 4. Precio del remate: 1.363.731 euros.

.

.

  • “¿Qué decir, por qué no, de los relojes industriales europeos o americanos? Con un poco de habilidad conseguiremos ejemplares interesantes a precios muy razonables.”

Yo colecciono relojes industriales suizos y estadounidenses. Y además, para más inri, sin funciones diferentes a la medición de horas y minutos, (como mucho, cuentan con un segundero).

En la relojería suiza, los ejemplares industriales interesantes son aquellos que tienen complicaciones, imprescindibles (si se tienen medios, pues requieren de gran nivel adquisitivo) para que una colección sea considerada ya de nivel.

.

.

  • “Hemos de confesar nuestra preferencia por las épocas pretéritas, quizá más imperfectas, pero tan sugestivas. Terminamos nuestro estudio en esta fecha aproximada de 1830, charnela de la industrialización, en que Suiza recoge la antorcha que nunca más será artesanal”.

He restringido mi campo de interés a los relojes “simples” fabricados desde 1860 hasta 1930.

Al tener que mantenerme en el ámbito más asequible para el bolsillo (considerado el menos relevante), continuar con este hobby durante mucho tiempo me supondría acabar añadiendo más de lo mismo. Dándole al asunto es estricto significado que tiene, me he fijado el siguiente objetivo:

20160307_162654-1-1-1~2~2~2

Conformar con 16 piezas una colección didáctica del devenir de la relojería “simple” suiza y estadounidense dentro del periodo 1860-1930 y luego, adiós muy buenas.

.

La persona guiada por una inicial curiosidad hacia este tipo de antigüedades, debe saber que si no dispone de cierta comodidad financiera terminará pronto de coleccionarlas.

.

.

No me autoengaño, soy plenamente consciente que una colección de estas características (en un mundillo tan elitista) no es digna de atención, aunque no carezca de valores intrínsecos y añadidos.

Pero, por insignificante que parezca, ella es muy valiosa para su dueño porque la va logrando con esfuerzo y dedicación, empleando años y mucha paciencia.

.

.

.

Private collection of pocket watches. Collection privée de montres gousset. Collezioni private di orologi da tasca. Taschenuhren aus der Privatsammlung.

.