WATERBURY

.

+++ ARTÍCULO DEL BLOG EN CONSTRUCCIÓN +++

.

.

Waterbury, la manera económica de hacerse con un escape duplex:

.

.

Dollar watch:

Reloj muy barato (costaba un dólar) producido en masa en los Estados Unidos, carente de joyas para los rodamientos y con los orificios que reciben los elementos que soporta el bastidor de la máquina estampados en lugar de mecanizados.

Pero este término también englobó a algunos relojes de gran precisión que no se vendían por tan sólo un dólar, que contaban con unas pocas joyas, calidad en sus acabados e incluso podían ser reparados:

.

.

La mayoría de los coleccionistas son vagamente conscientes de la existencia de la Waterbury Watch Company de Waterbury (Connecticut, Estados Unidos).

Pese a su corta duración (1880-1898) es enorme su impronta dejada en relojería.

image

Fue la primera fábrica que tuvo éxito en producir en masa un reloj de precisión correcta asequible al público en general.

Este hito se logró a partir de 1891 en Europa (Suiza) con las fábricas Wille y la Schmid (Roskopf Patent), gracias al “reloj del proletario” ideado en 1867 por Georges-Frederic Roskopf, que constaba de 57 componentes.

ROSKOPF:

Los relojes precisos dejaron de ser utilizados únicamente por un grupo selecto y pasarán a formar parte de la vida cotidiana de las personas.

The Waterbury:

Correct time for little money (hora correcta por poco dinero).

Es de resaltar la importancia que tuvo en este logro el jefe de diseño de los movimientos de la Waterbury Watch Co.:

image

Daniel Azro Ashley Buck (1837-1904), un ingeniero mecánico magistral.

En la Exposición Universal de 1876, en Filadelfia, mostró una máquina de vapor en miniatura que cabía dentro un dedal de costura común y bastaban tres gotas de agua para llenar su caldera:

En 1877 ideó un reloj que, gracias a su simplicidad (58 componentes), podría venderse más barato que cualquier otro aún siendo capaz de mantener una precisión razonable.

La patente:

Charles Benedict (1817-1881) y Gordon W. Burnham (1803-1885), reconociendo lo que prometía ser una empresa exitosa a partir del diseño de Daniel A. A. Buck, serán sus patrocinadores:

image

No reparan en gastos y fundan en 1880 una de las fábricas de relojes más moderna del mundo: la Waterbury Watch Co.:

image

.

.

Anuncios

¿POSTUREO EN ESTA AFICIÓN?

.

Postureo: Actitud artificiosa e impostada que se adopta por conveniencia o presunción.

.

.

Su eminencia, el Presidente de la AEERB (Asociación Española de Expertos de Relojes de Bolsillo), Presidente Ejecutivo del MIARB (Museo Internacional de Alta Relojería de Bolsillo), Perito Judicial Relojero, experto en relojería antigua de bolsillo, experto en historia relojera, experto en historiografía relojera, experto en técnica relojera, experto en inversión relojera, experto en catalogación relojera, comisario, seleccionador y autentificador de relojes… me tiene que hacer “corta y pega” (sin permiso) para catalogar mal un simple reloj de bolsillo Roskopf Patent.

Aunque, siendo el autor de estos dos penosos libros: “Todo sobre los relojes de bolsillo” y “Enciclopedia del reloj de bolsillo”, no es de extrañar en demasía.

.

.

Véase el Roskopf Patent que muestra en su página web, creada en el 2017 bajo el rimbombante nombre de ”Museo Internacional de Alta Relojería de Bolsillo” (MIARB):

¿En hierro ferroso?. Dentro del cuerpo humano el hierro existe en dos estados de oxidación: férrico o ferroso.

.

En los aspectos más cruciales de una catalogación (datación, fabricante y tipo de escape) continúa cometiendo los mismos errores que en sus dos sonrojantes libros:

¿Circa 1885?. El reloj no puede ser anterior a 1893 ya que la patente suiza nº 6269 se concedió el 15/09/1893 a Wille Frères y Vve Ch.L. Schmid.

.

¿Reloj de la manufactura suiza ROSKOPF?. Este Roskopf Patent salió de la fábrica Wille Frères.

.

¿Escape de áncora lateral?. Una de las principales peculiaridades de todos los relojes Roskopf es el uso del escape de áncora de clavijas.

.

Por último y, para terminar de cubrirse de gloria… la reseña histórica es un ”corta y pega”, de este blog:

1:

Véase el artículo ROSKOPF de mi autoría, publicado en enero de 2014:

.

Detalle de mi artículo:

 

. 

.

.

2:

.

.

.

.

ME SOBRAN RELOJES

.

Mi paso por esta afición está consintiendo en quemar etapas.

La última: realizar el curioso ejercicio/experimento de poner poco a poco algunos relojes a la venta.

De los 20 que reuní…

Pretendo quedarme sólo con 12. Veré la liquidez de los 8 que ahora me sobran, si es que resultan interesantes dentro de la comunidad internacional de coleccionistas.

Coleccioné por placer, mi objetivo con este hobby consiste en disfrutar aprendiendo lo más posible además de compartir en este blog produciendo un conocimiento que ayude a dilucidar cada reloj y su lugar en un contexto cultural.

Es una afición romántica sin ánimo de lucro, pero las aficiones cuestan dinero.

Al ir conformando la colección mi idea nunca fue vender y mucho menos aún por un precio superior al que compré, aunque procuré pagar lo que estimaba razonable para, en un hipotético caso de venta, no perder más de la cuenta.

Llegó el día en que algunos ya no me complacían.

Vendidos por desapego, 13 y 21 de marzo de 2018. Uno de los compradores fue alemán y el otro (de dos de los relojes) español:

.

6 de abril de 2018.

También me he deshecho de toda la bibliografía al no tener necesidad de consultarla más. Dos compradores españoles y uno italiano (Pocket Watches 19th & 20th Century):

A la hora de publicar los anuncios en eBay decidí echarle morro y no lo hice en la categoría que correspondía (libros), sino en la de relojes de bolsillo, que es donde estaban todos los clientes potenciales que propiciaron que fuesen ventas rápidas y exitosas.

.

4 de mayo de 2018, comprador alemán:

.

9 de mayo de 2018, comprador portugués:

.

EDITO. 24 de mayo de 2018, comprador belga:

.

EDITO (15 de julio de 2018), comprador italiano (lector de este blog):

.

EDITO (21 de agosto de 2018), comprador eslovaco:

Tuve que vender este reloj a un precio inferior al que en su día pagué por él. El mecanismo para la puesta en hora había dejado de actuar.

Este hobby puede acabar siendo un cúmulo de problemas y una mala inversión a largo plazo, a no ser que uno mismo sea capaz de mantener la colección “viva”, envitándose los honorarios de un buen relojero.

.

.

Logré mi objetivo, me deshice del 40 % de mis relojes y de toda la bibliografía.

.

.

CATALINO INGLÉS, CIRCA 1800

.

Entrado el siglo XIX, la relojería inglesa decaía por su conservadurismo.

Por ejemplo, siguió empleando el caracol más allá de mediados de ese siglo:

Más adelante lo explico, pues está presente en el reloj sobre el que versa este artículo:

.

Al haberme especializado en el periodo de 1860-1930, deseché para la colección el hacerme con alguna pieza obsoleta de ese país y me centré en relojes suizos y estadounidenses.

Aunque, sin proponérmelo, sí he acabado curiosamente con unos cuantos relojes suizos que sé seguro fueron destinados al mercado anglosajón:

Los cuatro más a la derecha son todos ocho días cuerda.

Finalmente, como despedida de esta afición, quise un reloj bicentenario (no pude sustraerme al hechizo de los mecanismos pretéritos) y, ahora sí, ahora tenía cabida meritoria un reloj inglés.

.

.

Fiel a mi gusto, obvié hacerme con un reloj joya (busco la elegante simplicidad).

Reloj saboneta de carga por llave, con caja de plata totalmente lisa. En la relojería inglesa, la chichonera es la que acaparaba toda la ornamentación:

Prescinde de la segunda caja (chichonera), ya que la función de guardapolvo la realiza el disco giratorio presente en su tapa posterior:

Detalle:

Al girarlo, hasta alinear su abertura con la marca estampada en la tapa…

da acceso directo a la bocallave, permitiendo la toma de cuerda. Véase:

.

.

Colgante: pieza de unión entre la caja y la anilla de suspensión.

La tapa anterior (con bisagra) se abre al presionar el pulsador situado en el extremo del colgante:

Detalle de la muesca de cierre sobre la que actúa el pulsador, permitiendo la apertura de la tapa:

Ahora tenemos acceso a la diáfana esfera convexa (de esmalte sobre cobre), que en este reloj no va protegida por un cristal. Cajas saboneta que dispusieran de un bisel donde incrustar un cristal no se popularizaron hasta mediados del siglo XIX:

En el interior de la tapa están los punzones de ley (pureza, localización, orfebre y año). No figura estampado un número de serie:

Al ser un reloj saboneta, además de tener una tapa anterior, el colgante se sitúa a las 3:

Agujas en acero pavonado. Detalle de su eje encuadrado:

La puesta en hora se realiza girando con una llave el eje de las agujas:

.

.

Bisagra a las 12:

Muesca de cierre a las 6 (en el lado contrario a la bisagra). Al presionarla con un dedo al mismo tiempo que se tira hacia arriba…

Esfera y movimiento bascularán sobre la bisagra:

Permitiendo el acceder al movimiento (conjunto de piezas móviles que componen el mecanismo del reloj):

En el fondo de la caja se repiten los mismos punzones de ley vistos en la tapa anterior:

Detalle:

Ante su fuerte desgaste… lo único que puedo asegurar es que se indica una pureza de plata del 92.5%:

Aventurarme a más sólo daría pie a conjeturas:

¿Cabeza de leopardo sin corona?, se utilizó a partir de 1822. Localización… ¿Chester?:

Orfebre… ¿Edward Maddock II de Liverpool (1815 – 1837)?:

Año… ¿una ”O” correspondiente a 1832?:

Letras para la ciudad de Chester:

¿Movimiento circa 1800 en una caja de plata posterior?. Dos posibilidades:

  1. Casamiento: se sustituyó la caja original (quizás contase además con una chichonera) por ser de oro. Al venderla y cambiarla por una más económica el propietario del reloj se ganaba un dinero.
  2. Dar salida al movimiento/stock: práctica habitual era vender movimientos en años muy posteriores al de su fabricación y las cajas en que los pondrían sí eran contemporaneas al momento de su venta.

Resulta llamativo el detalle ya descrito anteriormente de la existencia de un disco con función guardapolvo anexo al exterior de la caja, no es habitual encontrarlo. Se agregó para abaratar costos al prescindir de una segunda caja.

.

.

Platina plena y de latón dorado, carece (al igual que la caja) de un número de serie:

Los números de serie en un movimiento sólo serían significativos si:

  • Un “maestro relojero” desarrollaba una gran producción.
  • Un minorista, ante un volumen importante de ventas, ordenaba grabar los suyos propios para llevar registro.

Galluza o sobrevolante con…

  • Raqueta (parte que cubre completamente el volante) calada con filigrana.
  • Sujeción (con grabado) monopódica al ser fabricada en Inglaterra. Si fuese continental tendría dos pies.

Las galluzas se fabricaban en el medio rural (especialmente en él área de Liverpool) a la luz de una vela y con ayuda de limas del tamaño de una aguja. Algunas precisaban tres o cuatro semanas de paciente labor.

Detalle de la parte de la platina también calada con filigrana y del volante de acero:

En 1700, el matemático Nicolas Fatio descubre la manera de trabajar y perforar las piedras preciosas y su aplicación en relojería. Afincado en Inglaterra explota su invento:

Hasta 1770 los ingleses fueron los únicos beneficiarios, esto contribuyó a su supremacía relojera durante el siglo XVIII.

En la raqueta, la piedra antirroce para el eje del volante es un diamante en talla antigua, de labor artesanal:

El disco de plata numerado es un mecanismo de regulación Tompion, se ajusta la precisión del reloj (de ser necesario) girándolo mediante su eje encuadrado con una llave. Cayó en desuso en la década de 1820:

Firma en cursiva de elegante caligrafía. Manby, HADLEIGH:

Antes de su adquisición, indagué por mi cuenta el Manby de la ciudad de Hadleigh (Suffolk, Inglaterra).

Al no obtener ningún resultado, consulté en el foro de la National Association of Watch & Clock Collectors por su posible mención en alguna de estas tres famosas obras de referencia:

  • Old Clocks and Watches and their Makers, de F. J. Britten.
  • Watchmakers and Clockmakers of the Word, de G. H. Baillie.
  • Watchmakers and Clockmakers of the Word Volume II, de B. A. Loome.

Me hicieron saber que no figuraba en ninguna de ellas, siendo lo más parecido: Edward Manby, London, 1828 y John Manby, Skipton (Yorkshire), 1833.

En un reloj, según el nombre que ostente redundará en precios altos. Que en el mío no figure el nombre de un “maestro relojero” no me supuso ningún problema, al contrario, hizo posible el poder hacerme con él.

Tres opciones respecto a la firma de mi reloj:

  1. “Maestro relojero” desconocido en la actualidad.
  2. Minorista/expendedor local que vendió el reloj en Hadleigh, ordenando previamente grabar en el movimiento su nombre.
  3. Nombre del comprador del reloj y su ubicación. El minorista local, como intermediario y bajo pedido de su cliente, lo habría encargado así al “maestro relojero”.

Inciso sobre el punto 1, “maestro relojero”:

Era quien terminaba de ensamblar y afinar todas las piezas de un reloj… pero para posibilitar la culminación del producto final habrían intervenido gran cantidad de distintos artesanos, proporcionándole los distintos componentes. Ya en el siglo XVIII era absolutamente imposible que un maestro relojero pudiese por sí solo construir relojes.

Inciso sobre el punto 2, minorista/expendedor local. Lo abordo con el siguiente ejemplo:

Se supone que para un coleccionista español, aún teniendo que pagar dos o tres veces su valor, sería importante (debido a la difusión que ha alcanzado) tener al menos un reloj auténtico firmado por Don José Rodríguez Losada (1801 – 1870), pero… no llegó a regentar ni una mediana manufactura, sino un prestigioso local en el que, eso sí, se le ofrecerían como proveedores los más cualificados artífices londinenses del ramo. 

El coleccionista que no supiese y se entere ahora de lo expuesto en los dos incisos… no debe sentirse sorprendido, sino darle al asunto el estricto significado que tiene.

.

Retomando el punto 1:

Los relojes eran extremadamente caros debido a la mano de obra involucrada en su fabricación. Se montaban individualmente a partir de piezas artesanales.

No sería hasta finales del siglo XIX el lograr que los relojes de bolsillo por fin fueran asequibles. Fue a partir de los desarrollos en la producción mecanizada y los diseños de Georges-Frédéric Roskopf (Roskopf Patent) en Suiza y Daniel A. A. Buck (Waterbury Watch Company) en Estados Unidos.

En la colección cuento con dos piezas representativas de ambos hitos:

.

.

El movimiento de este reloj:

Se halla incluido entre dos láminas de metal paralelas, denominadas platinas, mantenidas a la distancia conveniente por cuatro pilares cilíndricos:

Detalle del sistema cubo-caracol, provisto de una cadena:

EL muelle real:

Se halla incluido en el interior del cubo, sobre cuya cara externa se enrolla una cadena unida al caracol:

El caracol es un tronco de pirámide estriada a espiral:

.

.

.

.

Detalle:

.

.

++++++ ARTÍCULO DEL BLOG EN CONSTRUCCIÓN ++++++

.

.

HE PECADO

.

.

En el artículo del blog: YA NO NECESITO MÁS RELOJES, me vanaglorié de haber concluido satisfactoriamente mi incursión en esta afición. Craso error.

.

Tras haber logrado mi objetivo (CRITERIO DE ESTA COLECCIÓN PRIVADA) entendí que para mí, de continuar, el siguiente paso vendría siendo adentrarme o bien en los relojes con complicaciones, o bien con los bicentenarios.

Pero las piezas interesantes, dentro de esos dos ámbitos, quedan lejos de lo que estoy dispuesto a gastar.

Aun así, me di el capricho de un cronógrafo:

Mi infructuosa despedida fue con esa complicación relojera.

.

Infructuosa por dejarme con cierto resquemor. No me había atrevido con los relojes bicentenarios. Cuestión que ya ha sido felizmente solventada con este catalino saboneta circa 1800:

Reúne los tres requisitos que buscaba: inglés (la relojería inglesa no la tenía representada), galluza con diamante antirroce y regulador Tompion (el disco de plata numerado):

.

Ahora sí que sí, con 20 relojes…

Ya no necesito más.

.

ADIVINANZA. VA DE ROSKOPF Y SU RELOJ DEL PROLETARIO 2

.

image

Recomiendo la lectura previa de la primera adivinanza:

ADIVINANZA. VA DE ROSKOPF Y SU RELOJ DEL PROLETARIO.

.

.

.

Mi proletario tipo 2 y el reloj en cuestión:

Esta nueva adivinanza sí versa de una pieza de la colección.

.

Encontré esto a la venta. Obvié la tosca descripción realizada por el vendedor, pues creí saber exactamente de qué pieza se trataba en realidad:

Pero tras su adquisición me surgieron dudas, pues justo coincidió que estaba realizando el estudio de la primera adivinanza.

¿Otro diseño de Georges-Frédéric Roskopf previo a su “reloj del proletario”?. ¿Otro prototipo con escape de cilindro?.

.

Dispone de mecanismo de puesta en hora (se ejecuta empleando una llave). Aun así, al igual que en el reloj del proletario, es posible impulsar la aguja minutera directamente con el dedo:

Al abrir la tapa posterior (con bisagra) se accede directamente al movimiento.

Es curioso que carezca de una tapa guardapolvo con bocallave:

Escape de cilindro.

Detalle de la rueda central y el eje encuadrado que permite la puesta en hora:

.

El proletario se caracteriza por no tener rueda central ni mecanismo de puesta en hora, aunque encontré estos dos curiosísimos ejemplares que darían para otra adivinanza, de no ser porque lo desconozco todo sobre ellos:

Sujeto nº 1.

Detalle de la marca de fábrica DEMOCRATIC STEMWINDER:

Innegable su similitud estética con el reloj del proletario, aunque tenga rueda central, bisagra para la tapa posterior (no dispone de tapa guardapolvo) y mecanismo de puesta en hora:

Escape de áncora de clavijas:

Detalle del eje encuadrado:

Sujeto nº 2:

.

.

Eugene Buffat, en su libro Historique et technique de la montre Roskopf (publicado en 1914):

”Roskopf adoptó inicialmente el escape de cilindro para su reloj del proletario. Sólo unos pocos serían fabricados provistos con dicho escape, para abandonarlo al poco por el de áncora de clavijas”.

.

Véase la primera patente de Roskopf, del año 1867:

El escape va sobre una plataforma independiente del resto del mecanismo:

A la izquierda, detalle de la plataforma con un escape de cilindro. A la derecha, con el escape de áncora de clavijas:

Detalle del mecanismo completo, con el escape de cilindro:

.

.

El catálogo de la exposición La drôle de montre de Monsieur Roskopf, celebrada en el Museo Internacional de Relojería, de La Chaux de Fonds (Suiza):

En la página 20 aparece el típico proletario tipo 1 (escape de áncora de clavijas) y un prototipo del proletario con escape de cilindro:

image

Detalle del prototipo:

El cartel de la exposición:

Fotografía de los dos prototipos que se expusieron:

Tienen unas credenciales cojonudas, están avalados por el Museo de Arte e Historia de Ginebra como prototipos realizados por G. F. Roskopf de su reloj del proletario (número de inventario H 2011-0132).

Mi reloj:

.

Al igual que en la primera adivinanza, realizo la comparativa de su sistema de dar cuerda…

con el del proletario de Georges-Frédéric Roskopf:

Véase también con el reloj de la primera adivinanza, que resultó ser una versión posterior del proletario realizada por Japy Frères:

.

.

Ante la existencia de otro supuesto prototipo y, al igual que hice con éste…

Volví a buscar entre todos los calibres Japy Frères, por si pudiera haber alguno similar. El resultado, una vez más, resultó inquietante:

1.

2.

3.

Véase también un ”prototipo” como el mío, pero sin el colgante caliciforme:

Mi “prototipo”:

Otro:

Otro más que encontré, parece que no fueron pocos los fabricados:

.

En la primera adivinanza mencioné que se preguntó por correo electrónico a Paul Van Rompay sobre el reloj que allí aparece y, fue muy claro y conciso en su respuesta. Pero también se le interrogaba por mi “prototipo” (adjuntándole fotografías) y de este no dijo absolutamente nada, no se pronunció sobre su autoría.

Se le reiteró nuevamente por correo electrónico la consulta sobre el reloj que aquí abordo. Se obtuvo la callada por respuesta.

Esto da mucho que pensar, máxime teniendo en cuenta que Paul Van Rompay fue uno de los autores del catálogo La drôle de montre de Monsieur Roskopf y, por lo tanto, conoce sobradamente la existencia del “prototipo”

.

¿Es el mío un reloj realizado por Georges-Frédéric Roskopf y predecesor de su proletario?.

¿Lo comprarías como tal?.

¿Pagarías un precio acorde con su supuesta relevancia?.

.

.

EDITO (13 de marzo de 2018).

Hace 7 meses concluí este artículo del blog con tres interrogantes. Los dos últimos ya se han resuelto.

Ante las serías dudas que me genera la autoría del reloj ya no lo disfruto. Hoy decido olvidarme y darle salida poniéndolo a la venta:

Mi descripción:

A las pocas horas de publicar el anuncio he recibido una oferta y la cosa ha quedado así:

El comprador (alemán) resulta ser el autor de un libro sobre relojería antigua:

.

.

EDITO (30 de septiembre de 2018).

Hoy me encontré la reciente venta de otro “prototipo”:

Leyendo el título del anuncio y la descripción del reloj…

Queda claro que el vendedor era conocedor de la existencia de este artículo del blog.

.

CHOPARD. 1ª PARTE.

.

image

.

La familia Chopard vivía de la tierra en las profundidades de la cadena montañosa Jura (Suiza), región de suelos pobres.

Práctica habitual entre los campesinos de la época durante los meses de invierno, cuando el duro clima les imposibilita trabajar, era formalizar una relación de colaboración con un comptoir (taller de producción y distribución de relojes).

Obtendrían un complemento a sus menguados ingresos haciendo distintos componentes de un reloj. Cada engranaje y cada rueda sólo valdrá para el mecanismo que se realiza.

.

Louis-Ulysse Chopard (1836-1915) aprendió relojeria siguiendo el consejo de su padre, pero él no quiere trabajar en casa suministrando a los nuevos talleres que se estaban creando en Saint-Imier, La Chaux-de-Fonds o Le Locle. Quiere su propio comptoir relojero.

En 1860 establecerá su taller en un viejo edificio en Sonvilier (Suiza), a medio camino entre Saint-Imier y La Chaux-de-Fonds:

image

El simple acto de poner su nombre L.U.CHOPARD directamente sobre la fachada fue el comienzo:

Detalle:

image

Para distinguirse de los numerosos competidores se especializó en la fabricación de relojes de bolsillo de alta precisión, finamente trabajados, ultradelgados, de líneas sobrias y puras.

1890. Louis-Ulysse Chopard (a la derecha) en el interior de su comptoir:

image

image

1912. Louis-Ulysse Chopard viaja a través de Europa del Este, Rusia y Escandinavia para captar clientes, sus relojes comenzarán a ser reclamados también en esos lugares.

image

El recurrente detalle de la colmena de abejas, presente en varias de sus marcas de fábrica, es debido a que su padre (Félicien Chopard) además de granjero era apicultor:

image

image

.

Louis-Ulysse Chopard, su hijo Paul-Louis y sus nietos Jean y Paul-André:

image

Después de la muerte del fundador (1915), su hijo Paul-Louis y su nieto Paul-André asumen el negocio de la familia, siendo ya los relojes de bolsillo Chopard sumamente populares entre los hombres elegantes de la época.

1921. Paul-Louis Chopard abre una filial en La Chaux-de-Fonds.

.

.

image

Este reloj fue una de mis primeras adquisiciones:

Mismos ejemplares estaban a la venta en precios desorbitados (debido a que la firma Chopard fabrica hoy en día relojes de lujo). El encontrar uno a un precio razonable me hizo lanzarme a ciegas.

Para mi sorpresa, a los dos años descubrí que no tenía un calibre de manufactura propia. Había incorporado a la colección (sin saberlo) mi segundo ébauche. Aprendí la lección, no volvería a comprar un reloj sin un estudio previo lo más exhaustivo posible.

.

.

Colgante con corona estriada para su mejor utilización y anilla de suspensión ovalada:

image

Reloj lepine (el colgante a las 12 y carece de tapa anterior), circa 1930.

Esfera metálica dorada. Las esferas metálicas son muy delgadas y sus colores se obtienen por galvanoplastía:

Las indicaciones horarias, así como la marca de fábrica, fueron transferidas por calco (en las esferas de esmalte se pintaban a mano).

Marca registrada en Ginebra por Louis-Ulysse Chopard el 10/05/1907:

image

Reloj ultradelgado con caja galonne: caja de plata donde el bisel, la carrura (parte central de la caja donde se ensambla todo el reloj) y el borde de la tapa posterior son de oro rosa:

image

Bisel (parte superior de la caja, en forma de aro, donde va incrustado el cristal) con bisagra y pestaña que facilita su apertura.

Las tapas posterior y guardapolvo (protege el movimiento) comparten otra bisagra.

Tapa posterior grabada por procedimientos mecánicos con fondo guilloché (dibujos lineales en relieve que se entrecruzan):

image

Interior de la tapa posterior:

image

El urogallo suizo se empleó de diciembre del 1880 a junio del 1933.

coq de bruyère

Coq de bruyère: al ser la caja producida en Suiza en el metal precioso de la plata, lleva el punzón de contraste oficial por ley federal del 23/12/1880 (puesto por la oficina de control o ensayo) para plata de ley 0,800.

image

0,800: punzón de contraste que garantiza que el fabricante cumple con una pureza de plata del 80%, en caso contrario la oficina tenía potestad para fundir la pieza o marcarla con una ley menor.

.

Marca de fábrica registrada (para protegerla legalmente) en Sonvilier el 17/11/1904 por Louis-Ulysse Chopard:

image

P.L.C.: Paul-Louis Chopard (el hijo de L. U. Chopard).

.

Poinçon de Maître de responsabilidad colectiva de la FFBA (Fédération des Fabricants de Boites Argent, asociación de fabricantes de cajas de plata), con el número 43:

image

Los miembros de la FFBA de Suiza estampaban en sus cajas de plata alguna de estas seis marcas:

image

Cada una fue utilizada por más de un fabricante de la asociación, pero se añadía un número de dos o tres dígitos para poder identificar al cajista.

image

Este sistema se introdujo en la década de 1920 y, el número 43, según la lista de 1934 (único registro que se conserva) corresponde al cajista Jean Parattte Sarl.

.

Halbmond und krone, luna y corona:

image

Punzón de contraste para plata, obligatorio en todo el Segundo Imperio Alemán desde 1888, sustituyó al uso de punzones individuales en cada ciudad.

En 1884 ya se había promulgado una ley haciendo de 0,800 el estándar mínimo para la plata.

El decreto para unificar los punzones, del año 1886:

Abolición

.

.

CONTINUARÁ…

.

EDITO (9 de mayo de 2018).

.

.